Abels & Annes

Abogados de tropiezó y caída en Chicago hacen demanda en el Condado de DuPage

Abogados de responsabilidad de local en Illinois de Abels & Annes, trabajando con compañeros de consejo, han presentado una demanda por negligencia en el Tribunal de Circuito del Condado de DuPage. El reclamo surge fuera de un incidente que ocurrió en junio de 2009 en Winfield, Illinois.

Nuestro cliente caminaba de un parking a un edificio profesional dentro de un cruce peatonal recién pintado en propiedad privada. Allí dio un paso en un hoyo grande en el cruce peatonal, causando que se cayéra y golpeara. El hoyo fue difícil de ver para la demandante, tan había sido pintado blanco como parte de una de las líneas del cruce peatonal.

Los dueños de la propiedad tuvieron el conocimiento de la condición peligrosa, como recientemente habian pintado el cruce peatonal, y así pintaron realmente el hoyo mismo. Fallaron de corregir la condición peligrosa y aún más fallarón de colocar aviso o proporcionar cualquier advertencia de la condición peligrosa.

El acusado era dueño de la propiedad, operó, manejo, mantenío y controló el local y fue aún más responsable de proporcionar un ambiente seguro y un medios seguro de acceso y salida a y de sus facilidades.

Después de que la demandante se cayó, inmediatamente tuvo un inicio de dolor al tobillo izquierdo, pierna derecha, mano derecha y hombro derecha. Fue tratada poco después de la caída en la sala de emergencia de Central DuPage Hospital.

Sobre la llegada en el Departamento de Emergencia una historia fue tomada, nuestro cliente fue revisada y examenes diagnósticas fueron tomadas. Se quejó de dolor de hombro y codo derecho, dolor de espinilla derecho y dolor de tobillo izquierdo. Inicialmente fue diagnosticada con una torcedura/esfuerzo del hombro derecho, torcedura/esfuerzo del codo derecho, contusión al espinilla derecho y una torcedura/esfuerzo del maléolo lateral izquierdo. Se le prescribió medicamentos para el dolor, se le aplico un aircast, le dieron muletas para ayudar en la movilidad y fue encargada de buscar tratamiento de seguimiento después de alta.

En los próximos días el dolor del cliente se empeoró. Ellá buscó tratamiento de seguimiento el 25 de junio de 2009 con su médico primario. Se informó de un estallido en su su rodilla derecha y dolor en ambos hombros. El médico le recetó medicamentos y un curso de terapia física.

Después de completar su terapia física la demandante siguió con su médico el 12 de octubre de 2009. En este momento ella continuó teniendo dolor de espalda que irradia hacia abajo su muslo lateral a la rodilla que afectaba sus actividades de vivir diariamente. Por causa de sus síntomas en curso el médico ordenó un MRI lumbar.

Nuestro cliente se sometió a un MRI el 6 de noviembre de 2009. El MRI reveló una protusión discal en L4-5; y una protusión discal en L5-S1 que comprime en la raíz del nervio. Ellá vio a su médico para el seguimiento después del MRI el 12 de noviembre de 2009. El recetó otro curso de terapia física pero notó que si sus síntomas persisten ellá necesitará inyecciones epidurales y últimamente una fusión espinal.

Después de su segundo curso de terapia física ella regresó a su médico con reclamos continuos de dolor lumbar irradiado en ambas piernas hasta las rodillas. Debido a sus síntomas progresivos el médico prescribió un curso de inyecciones epidurales lumbares. Un médico diferente realizó las inyecciones espinales, epidurales y lumbares en ella el 19 de febrero de 2010, el 7 de julio de 2010 y el 11 de agosto de 2010.

Siguiendo el curso de inyecciones epidurales nuestro cliente regresó a su médico el 14 de octubre de 2010. A pesar del tratamiento intervencionista ella continuó sufriendo de dolor lumbar bajo constante que irradia en su pierna derecha. Basado en su dolor progresivo el médico recomendó intervención quirúrgica, una fusión espinal en L5-S1.

La demandante quiere evitar la cirugía siempre que sea posible. Sin embargo, debido a la naturaleza crónica y permanente de su herida, su médico cree que finalmente sera sometida a cirugía de fusión espinal. Incluso con la cirugía ella puede continuar sufriendo de dolor y incapacidad permanente.

A consecuencia del accidente, nuestro cliente sostuvo más de $23,000 en cuentas médicas, además es estimado que su futuro costo de cirugía estará en el área de $45,000.

Debido a la falta de voluntad del acusado de hacer una oferta de arreglo justo y razonable, se presentó una demanda para maximizar la recuperación financiera del demandante.

Si ha sido herido en un accidente de tropiezó y caída o de resbalon y caída debido a la negligencia de un dueño de propiedad, contacte a los abogados de obligación de local en Abels & Annes para una consulta gratís. Llame al 312-924-7575 para hablar directamente con un abogado ahora.